Luego de un día agitado y con todo tipo de ocupaciones, la ilusión de descansar plácidamente aparece casi que de manera instantánea pues como bien sabemos la noche es ese lapso de tiempo destinado para recuperar energías y lograr prepararse adecuadamente para el inicio de una nueva jornada. Pero lo cierto es que las cosas no son tan sencillas como parecen ya que paradójicamente los pensamientos y las ansiedades suelen jugarnos malas pasadas consiguiendo alejar totalmente la posibilidad de aquella tranquilidad que precisa el poder conciliar el sueño sin dificultad, es entonces cuando acudir a la oración para dormir bien aparece como la mejor estrategia que puede poner en práctica un creyente.

Puesto que la oración hace posible la conexión espiritual con el ser supremo, aprovechar este momento para enfocarse no solo en agradecer sino también en pedir la paz y el sosiego necesarios para pasar a dormir corresponde a una iniciativa que arroja importantes frutos. Las plegarias para la noche disponen de un significado especial y tal como se señala en https://www.oraciondelanoche.net/ encomendarse a Dios en la noche es el mejor escudo para esos temores e inseguridades que suelen acompañarnos.

Los beneficios de orar en la noche

Abandonarse al sueño implica un clima que de cierta manera pone a las personas en una situación de vulnerabilidad, por tanto es durante estas horas donde la mente no solo crea sueños intranquilos sino que también divaga en medio de todas esas preocupaciones que dan lugar a estados de alerta en los que descansar es definitivamente imposible.

Dedicar el último pensamiento del día a Dios Padre corresponde a reconocer la trascendencia que tiene en nuestras vidas, es un acto de fe y de amor que permite un diálogo abierto que invoca esa armonía requerida para gozar de unas cuantas horas de relajación física y mental. Este simple acto garantiza asimismo una predisposición positiva para despertar con los mejores ánimos ya que quien se encuentra bajo en amparo del todopoderoso definitivamente no tienen nada que temer.

Orar en busca de serenidad y descanso

Inicialmente este puede ser un hábito que puede costar un poco, pero una vez que se logre comprender todo lo bueno que trae consigo pasará a ser una costumbre que incluso puede vivirse en familia o pareja ya que quienes comparten la misma fe asimismo estrechan lazos definitivamente más fuertes y duraderos. El poder de la oración es algo que no tiene discusión, por lo tanto la noche es solo uno de los tantos momentos en que es posible vivirla desde el corazón.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *