Acercarse a Dios a través de la oración corresponde a estrechar la relación que se tiene con Él pues recordemos que fue con este fin que entregó a su único hijo, por tanto cada momento que se preste para explorar las bondades de la comunicación con lo divino equivale a estar cada vez más próximo a ese amor incondicional y a esa misericordia tan anhelada para vivir en plenitud. Puesto que rezar es un privilegio del que solo gozan los creyentes, la infalible oración de la mañana aparece como símbolo de prosperidad y bendición para enfrentar el nuevo día de manera más efectiva.

Es un hecho que la oracion al despertar es una sentida profesión de fe que planteada desde la humildad y la honestidad puede arrojar muchos frutos, por tanto bien vale la pena tomarse un momento para reflexionar alrededor de sus muchas ventajas y beneficios, veamos.

Aspectos positivos de orar en la mañana

  • Reconocer el regalo de un nuevo día: generalmente estamos tan absortos en el trabajo y en los problemas del día a día que ni siquiera somos conscientes de que es tan fácil ir a dormir y no despertar jamás. Pasamos por alto el regalo de la vida y por lo mismo nos cuesta valorarla y hacer lo propio por respetarla.
  • Renovación de la esperanza: cada día es una nueva oportunidad, así que depende de nuestras oraciones, de nuestra actitud y de nuestros pensamientos que esta pueda ser o no provechosa. Si al despertar te tomas un par de minutos para mentalizarte desde la fe en emociones que invitan a la fortaleza seguramente los resultados serán mejores que si te dejas vencer por el desánimo.
  • Orar para llenarse de gozo: nada iguala la alegría de sentirse acompañado, amado y protegido, de manera que una breve oración cuenta con el poder suficientemente para mitigar las penas y abrir paso al deleite de la existencia.
  • Interceder por los seres queridos: pensar en los familiares y amigos, encomendarlos a Dios y pedir por su bienestar es un acto noble que en definitiva nos hace más humanos.

Peticiones en la oración de la mañana

Ciertamente el dar gracias corresponde a la intención más extendida, pero asimismo el creyente puede optar en función de su necesidad por pedir paciencia para enfrentar los problemas laborales, salud, sabiduría para tomar las decisiones o simplemente la bendición divina para que todo marche bien y sea una jornada exitosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *