Puesto que los chinches se alimentan de sangre caliente, los seres humanos somos casi que una fuente inagotable de sustento para estos pequeños insectos sin alas, planos y de forma ovalada. Por consiguiente no solamente estamos hablando de una presencia molesta en grietas de paredes, enchufes, ropa de cama, colchones y demás, su aparición en nuestro entorno trae como resultado aquellas marcas rojas que aparecen tras su mordisco y que sin duda pueden desencadenar variadas sintomatologías.

A consecuencia de ser insectos nocturnos, es realmente complicado poder dar con ellos durante el día, por lo tanto es indispensable recolectar todas aquellas señales que puedan confirmar la llegada de esta plaga para crear rápidamente un plan de acción que permita deshacerse de ellos sin que se afecte la salud y de paso poder rescatar el mobiliario afectado.

La picadura de los chinches

Con la intención de obtener sangre a manera de alimento, los chinches chupan el preciado líquido a través de un pequeño mordisco en la piel y la saliva que liberan en ese justo instante es la que generalmente se encarga de causar la irritación que inicialmente se manifiesta con puntos rojos, posteriormente un poco de ardor y luego la popular comezón.

Normalmente las picaduras de chinches suelen ser pequeñas y planas pero en ocasiones cuando afectan pieles muy sensibles puede presentarse inflamación, laceraciones y ampollas que si no tienen buen manejo pueden terminar en infecciones importantes.

Remedios para las picaduras de chinches

  • Pasta de bicarbonato: inicialmente deberá lavar la zona de la picadura usando un jabón suave y agua, aparte elabore una pasta gruesa mezclando agua con bicarbonato, extienda una capa gruesa  en la piel afectada y deje que seque. Esta sugerencia ayudará a disminuir la inflamación si es que existe y a reducir la sensación de picazón, una variante de este remedio podría ser el sustituir el bicarbonato por una aspirina triturada.
  • Aloe vera: bien sea que por sus propios medios extraiga el gel de la planta o que adquiera alguna presentación natural de este componente, esta alternativa es perfecta para refrescar y eliminar la comezón.
  • Vinagre blanco: gracias a que es un líquido antiséptico, puedes humedecer un poco de gasa con  el y limpiar las picaduras.
  • Miel: debido a que sus componentes actúan tal y como si se tratara de un antiséptico, distribuir una pequeña capa sobre la zona afectada será de gran beneficio para dejar de sentir las molestias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *