Resulta bastante interesante hablar sobre los ritos funerarios de la Antigua Roma, pues estos surgieron a causa de los sentimientos de extremo temor y veneración por todo aquello que ocurría después de la muerte. Es de esta manera que todas estas costumbres manifestaron una evolución progresista que además de albergar una imponente perspectiva religiosa, también dejaba ver las diferencias abismales entre las clases sociales; cabe señalar que si bien cada región adecuaba todas estas tradiciones a lo que les resultaba más práctico, lo cierto es que la influencia griega siempre estuvo presente dentro de la civilización romana.

Lo extendido de la preocupación por los muertos, fue suficiente motivación para las elaboradas acciones que a continuación vamos a conocer.

La Antigua Roma y sus rituales funerarios

Tanto en la clase media como en la alta, se observaron siempre muchas similitudes a este respecto. Se sabe por ejemplo, que solían organizarse verdaderos eventos en los que se incluía la presentación de músicos y la contratación de “lloradores” para demostrar lo trágico que era el que esa personas ya no estuviera presente. Aunque la cremación fue en un principio lo más usual, esto cambió para darle paso a la inhumación o entierro abriendo paso a la producción de sarcófagos bastante ornamentados.

Para la población de bajos recursos, las cosas eran bastante distintas ya que en este caso los cuerpos solían ser arrojados a fosas comunes para a continuación incinerarlos. Esto debía ocurrir en un horario nocturno, pues el día era reservado para los de mayo estatus social.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *