En caso que haya sido diagnosticado con herpes genital, es normal que en el momento se sienta preocupado por lo que pueda suceder en el futuro en torno a esta enfermedad. Es clave saber que no está solo, sino que son millones de personas las que sufren con este virus y que en simultáneo hay profesionales a cargo de estudiar y tratar esta clase de afección.

Futuros brotes

Antes de preguntarse por procedimientos para curar el herpes genital masculino, es fundamental saber que el virus del herpes lo que hace es ocultarse tras las células nerviosas del organismo, razón por la que a veces se encuentra dormido o latente por un tiempo largo.

La reactivación o desencadenamiento del herpes se puede dar como resultado de: irritación en los genitales, fatiga, estrés físico o emocional e incluso lesiones. Respecto al patrón del brote va a depender de cada persona.

Sobre el proceso de curar el herpes genital masculino

Cuidados básicos personales ante un caso de herpes genital

Cuando lo que se pretende es aliviar los síntomas se sugiere:

  • Empiece por tomar paracetamol, ácido acetilsalicílico o ibuprofeno para que el dolor se calme.
  • En las llagas vas a aplicar compresas frías varias veces en el día.

Con el objetivo que las llagas sanen tendrás que:

  • Lava con suavidad cada una de ellas con jabón y agua. Para que sequen lo harás con un paño suave dando palmaditas.
  • Nunca ponga vendajes, rasque o utilice perfumes.
  • La ropa interior debe ser de algodón y suelta.

Medicina

Las investigaciones indican que el herpes genital no se puede curar. De todos modos los medicamentos de tipo antiviral lo que logran es que el dolor o molestia se calmen un poco. Igualmente son efectivos para que los brotes desaparezcan más rápido e inclusive para que la cantidad de brotes no sea tan significativa.

Recuerde siempre seguir las instrucciones suministradas por su proveedor de atención en cuanto a los medicamentos y el modo de uso. Son dos los modos usuales por los que se opta para este tipo de casos:

  • Tomarlas aproximadamente entre siete a diez días después que los síntomas se dieron. Con esto el tiempo se acorta para que los síntomas ocurran de nuevo.
  • La otra modalidad es tomar los medicamentos todos los días para que no se presenten brotes nuevos.

En lo que se refiere a los efectos secundarios de esta clase de medicina, son poco comunes e incluso inexistentes. De todas maneras no se descartan: dolores de cabeza, fatiga, temblor, náuseas, vómitos, salpullido o convulsiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *