El precioso cántico del Magníficat corresponde sin lugar a dudas a la respuesta emitida por la Virgen María ante el privilegiado misterio de la anunciación, se trata entonces de una oración llena de significados que al día de hoy es empleada con gran fervor para pedir su poderosa intercesión ante las situaciones difíciles que involucran salud, dinero y amor. Por consiguiente, el magníficat de la virgen María se posiciona como una plegaria católica que revela un pasaje bastante especial de la Biblia al poner a la santísima virgen como un claro ejemplo de entrega y humildad.

Consignado en los evangelios de San Lucas, el magnificat resulta perfecto para abrir caminos a pesar de los más grandes obstáculos. Lo otro es que también se ocupa de reconocer la maravillosa obra de Dios al tiempo que hace claridad sobre aquella buena noticia que sabe apaciguar el alma y corazón de los creyentes, la cual no es otra que la promesa de un reino de justicia y paz.

La oración de la Magnífica y su mensaje

Recordemos que esta oración fue pronunciada por María bajo la inspiración del Espíritu Santo en medio del encuentro en las montañas de Judea con su prima Isabel, esto mientras ambas mujeres estaban a la espera de sus primogénitos, el Mesías y Juan Bautista. Es entonces cuando surgen estas admiradas palabras que recogen entre otras virtudes, la misericordia y el inagotable amor de Dios hacia los hombres.

En cuanto al mensaje de la magníficat este puede hallarse bien sea a través de cada uno de sus fragmentos o de manera global al indicar la extrema necesidad de la gratitud hacia Dios y aquel deber de llevar su mensaje ante los demás hermanos. Asimismo, se trata de una oración que invita a reflexionar sobre que tan justos somos con el Todopoderoso, pues muchas veces caemos en el error de pedir sin ofrecer nada cambio y el Padre Celestial lo único que desea es una fe inamovible.

Una plegaria proveniente del corazón de una madre

Nadie mejor que una madre amorosa y entregada para llevar el mensaje de amar sin reservas y perdonar, para esto por supuesto la humildad de corazón es algo indispensable. Bien sea que te encuentres en la búsqueda de un empleo, manejando el dolor de un afecto no correspondido, tratando de sobrellevar los dolores de alguna enfermedad, esta oración es una conexión idónea con la grandeza de un padre siempre dispuesto a acoger a sus hijos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *