Aunque el título de esta entrega pueda parecer un poco curioso, lo cierto es que relacionarse bien con el dinero es algo que no a todos se nos dá y a causa de esto, muchos experimentan las preocupaciones que se desprenden de sentir que simplemente sus recursos económicos no son suficientes para suplir sus necesidades, esto siempre y cuando el desajuste tenga que ver con permitir que este se esfume sin ningún tipo de control.

Tanto desde el ámbito de la inteligencia financiera como a partir de pensamientos y maneras de afrontar las cosas, se puede conseguir que el dinero fluya de la manera en la que siempre hemos querido, así que vale la pena revisar las siguientes recomendaciones.

Pautas para permitir que el dinero fluya

  • Ocuparse de una buena administración: tener claridad sobre lo que se recibe y lo que se gasta, permite tener idea real de aquello con lo que se cuenta. Es a partir de esto que la persona puede saber si está en capacidad de asumir una nueva obligación financiera o si por el contrario debe restringirse un poco.
  • Dejar de quejarse: enfocarse en la problemática y lamentarse una y otra vez por la escasez de dinero no soluciona nada y por el contrario crea un clima negativo que impide que reaparezca la prosperidad.
  • Revisar las creencias que se tienen sobre el dinero: puesto que las creencias equivocadas conducen a muchas limitaciones, es propio establecer aquellas que resultan dañinas y que simplemente interfieren con la productividad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *